Yasmine Hadj Ali, Francia

Esta experiencia fue determinante para mí, una experiencia de vida única que me enseñó tantas cosas en distintos ámbitos. Cuando llegué a Argentina, estaba en una introspección casi permanente que me permitió tener una reflexión más profunda, y otra visión de las cosas. Además, vivía con otros voluntarios, y tuve que aprender a vivir con personas que no conocían, que no tenían la misma cultura que yo. Era muy difícil adaptarse a otro modo de funcionar, sentirse lejos de su familia, y estar al mismo tiempo con extranjeros, pero gracias a ese principio difícil, pude tomar más distancia y darme cuenta de cosas muy personales. Me siento bastante fuerte para asumir mis emociones y aprendí a darme cuenta de la complejidad de lo que nos rodea, a tener más empatía para los demás, que cada uno tiene su propia experiencia, que sus actos son legitimados por su pasado, que nadie puede juzgar.

 

Algo pasó, fue muy importante para mí: el primer taller de teatro, sentí una verdadera diferencia, como si hubiera hecho una terapia, tenía más propensa a relativizar. Marcó el inicio de la adaptación en Buenos Aires. Disfruté de los talleres con los pibes, viví esos momentos intensamente sin pensar en el final. Cuando llegó el final de mi voluntariado volví a tener reflexiones profundas sobre el voluntariado, lo que me rodea, y mí misma. Era muy frustrante dejarlo todo mientras que estaba apropiándome el proyecto, mientras que estábamos empezando a establecer relaciones, que sea con los niños o con otros voluntarios. Establecer relaciones de complicidad, y hasta de amistad, y separarse. Era doloroso separarse de personas que representaron todo lo que viví, que forman parte mí ahora. Realicé que el voluntariado me llenó, que el voluntariado era una actitud, que quería considerar estos proyectos como horizontes que podrían generar cosas. Establecer una relación con el niño que permite que el cambio sea posible.

 

Ahora tengo otra imagen en mi mente: estoy frente a una grande obra, debo elegir las herramientas, la forma del edificio y la manera de construirlo. Realicé la multitud de caminos que se abre. Es un capítulo que se abre, y ahora sé que quiero explotar lo que descubrí allí, y descubrir más. Esta experiencia me permitió frenar, tomar el tiempo para mirar lo que me rodea, tener otra mirada, más abierta y curiosa, me enseñó mucho sobre mí, sobre los demás, y sobre la Vida en general, entonces sigo Viviendo pero ya no soy la misma, avancé, y espero avanzar más y más !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web